SÍgueme en:FACEBOOKTWITTER
Magdalena Cubel Alarcón en el Centro Psicológico MCA en Valencia

Una opinión sobre las


LAS ESCUELAS MATINALES, el inicio temprano del horario escolar.
 
 
Hace 51 años en la Universidad de Stanford se inició el desarrollo científico de la Medicina del Sueño, dedicada a investigar, prevenir y tratar todas las alteraciones relacionadas con esta importante actividad del ser humano.

En poco más de medio siglo, los profesionales de la salud (médicos/as, enfermeros/as, técnicos/as de laboratorio, psicólogos/as, pedagogos/as…) así como la población general, hemos aprendido más sobre el sueño y su entorno que en los 600 años anteriores.

Hemos aprendido, por ejemplo, que la falta de sueño o un sueño interrumpido por cualquier causa, afecta a nuestra capacidad de aprendizaje (aprendemos menos si dormimos menos), sabemos el porqué si dormimos menos o peor estamos más irritables, de peor humor y con menos capacidad para concentrarnos en nuestro trabajo o en nuestros estudios. 

Los científicos han demostrado que gran parte de las sustancias que nos defienden de las infecciones se segregan y producen fundamentalmente mientras dormimos, de manera que la falta crónica de sueño puede favorecer el que nos defendamos peor frente a las infecciones. De la misma manera, muchas de las hormonas y especialmente la hormona del crecimiento, se segregan en gran medida durante el sueño (un déficit crónico de sueño puede llegar a afectar su normal desarrollo).

Muy recientemente se está llegando a la conclusión de que la obesidad (una de las mayores epidemias del siglo XXI, y que está afectando cada vez más a nuestros niños) está favorecida o potenciada por la falta de horas de sueño.

En fin, desde la ciencia médica y psicológica cada vez se está dando más importancia a las consecuencias negativas sobre la salud de un “poco o mal dormir", por ello, como profesionales con gran dedicación al mundo del sueño y de los niños, creemos que estamos en la obligación de manifestar nuestra opinión profesional sobre las “escuelas matinales” o el adelanto del horario escolar.

Afortunadamente la sociedad evoluciona y en su evolución van disminuyendo las diferencias sociales ocasionadas por el sexo. Así, hoy en día, en muchas familias ambos progenitores tienen una actividad laboral semejante, aunque persiste, sin embargo, dentro del hogar, y en muchas ocasiones, una desigual distribución de obligaciones y tareas con una mayor carga para la mujer.

Esta realidad social y laboral, está condicionando el entorno familiar y, con ello, la vida de los niños de nuestra sociedad. La falta general de sensibilidad hacia la vida familiar que muestran empresas e instituciones, obliga a muchas familias a sacrificar parte de la vida familiar a los horarios laborales.

Vaya por delante, nuestra total satisfacción y apuesta por el incremento de la igualdad de oportunidades profesionales y sociales entre los sexos pero, al mismo tiempo, pensamos que esta mejora no debería ser realizada a costa de la salud de los más débiles de la sociedad: los niños.

Su época vital de crecimiento exige que el sueño siga siendo una de las actividades a las que deben dedicar más tiempo. De nuevo el horario de los niños es diseñado según las necesidades de los adultos y no según sus propias necesidades.

Las horas dedicadas al sueño les ayudarán a crecer física y psicológicamente de una manera adecuada y armónica, defenderse mejor de los procesos infecciosos, aprender y grabar en su memoria de una mejor manera todos los nuevos conceptos que la sociedad les ofrece…etc.

Desafortunadamente  hoy sabemos que nuestros escolares son escolares con déficit de sueño crónico que, como dice la Dra. M. Carskadon, uno de los mayores expertos mundiales en "sueño Infantil", están en el colegio por la mañana mientras su cerebro sigue durmiendo en la almohada de su casa por falta de horas de sueño.

Abogamos, porque el inicio escolar tan temprano de esas escuelas matinales, sea fruto de una planificación en la que se tengan en cuenta todos los factores implicados  y que, de manera simultanea, se planifique una buena educación sanitaria sobre el sueño, su higiene y necesidades, en los colegios y centros de salud dirigida a las familias y responsables educativos del centro, remarcando  la importancia de las horas adecuadas de sueño, estimulando el adelanto del momento de acostarse de esos niños (conflicto con la TV, las horas tardías de llegadas de los padres…), facilitando tiempos de siestas durante el día y evitando que esos niños inicien a hora tan temprana sus actividades (algunos deben levantarse a las 6 de la mañana) y luego la continúen con actividades extraescolares completando una “jornada laboral” de más de 8 horas que ningún sindicato aceptaría hoy en día para sus afiliados.
 
Somos conscientes de las enormes dificultades que implica esta labor, pero conocemos que en otros lugares se han podido establecer normas que favorecen el sueño de los niños y adolescentes (la gran experiencia de algunos estados de USA propiciadas por las investigaciones de la Dra Carskadon nos deberían ilustrar) por lo que pedimos desde aquí a los responsables sanitarios y educativos,  a los ayuntamientos así como a los medios de comunicación que valoren en su justa medida las necesidades de sueño de los niños y las posibles consecuencias dañinas para su salud actual y futura que tiene un déficit de sueño o un sueño de mala calidad en un período de crecimiento tan especial.

Si este escrito consigue llamar la atención de los responsables sanitarios, educativos y laborales, e incluso de agunos padres, haremos una enorme aportación a la mejora de la calidad de vida de nuestros niños
 
Firmantes:
 
Gonzalo Pin Arboledas (Director Unidad Valenciana del Sueño)
Maria Luisa Morell Salort  (Neurofisióloga. Valencia)
Rosario Genis Giner (Pediatra. Valencia)
Patricia Aguas Francés (Técnica de Laboratorio del Sueño)
Magdalena Cubel Alarcó (Psicóloga Clínica de Valencia)

Magdalena Cubel. Psicológa clínica colegiada C.V. 03949 · C/ Alfahuir nº 30 - pta. 2 · 46020 · Valencia Tfno. 657 93 44 20