SÍgueme en:FACEBOOKTWITTER
Magdalena Cubel Alarcón en el Centro Psicológico MCA en Valencia

¿Qué mantiene una pareja?


En pareja, lo que explica cómo se va construyendo el amor y cómo puede destruirse el mismo, la constituyen elementos que se insertan en la “cohesión”, la “estabilidad” y la “capacidad de crecimiento”.

La cara más externa de la rotura aparece en forma de insatisfacción e inestabilidad que va adquiriendo modalidades que explican el proceso destructivo.

La Cohesión resulta del sentimiento de pertenencia que hace que los miembros de la pareja se sientan implicados en los mismos objetivos, aspiraciones, expectativas y deseos. La mayor amenaza a la cohesión puede venir de la falta de “adaptación mutua” . Cada ciclo vital de la pareja necesita un nuevo modo de adaptación ya que la cohesión debe acompañar a los cambios inevitables que se producen en los planos biológicos, afectivos, sociales, sexuales y familiares que han de construir los dos.

La Estabilidad se alimenta de la permanente y profunda comunicación que hay que cuidar tanto en el plano del tipo (comunicación verbal, directa, clara, sin dobleces, con mensajes de contenido) como en el del nivel (profunda, capaz de transmitir emociones, sentimientos, afectos…). El amor se rompe en muchas ocasiones porque tanto el tipo como el nivel de la comunicación se descuidan y llegan a desaparecer.

La Capacidad de crecimiento se convierte en fuente de conflictos y roturas cuando deja de cultivarse la construcción del tipo de pareja que ambos necesitan. No basta la pareja “adulto-niña”, “adulta-niño” o “niño-niña”. Sin rigideces y sin mitificaciones hay que intentar acercarse a la pareja “adulto-adulta” en la que es posible que haya regresiones pero sin caer en las fijaciones que paralizan el desarrollo personal de cada uno de los miembros. Muchas parejas caen en la trampa de “jugar” olvidando que es necesario cuidar y construir de manera permanente la “pareja eficaz” que sea capaz de satisfacer las “necesidades más profundas” de cada uno de sus miembros.

Cohesión, Estabilidad y Capacidad de crecimiento deben formar la base sobre la que construir la “pareja complementaria” en la que cada uno es si mismo y el otro le permite ser como es. Los dos han de vivir y disfrutar de la sensación de poder ser lo que necesitan profundamente. Hay una zona en la que ambos han de encontrarse bien, gratificados y satisfechos y en la que no sea posible perder la identidad personal. Cuando esta se pierde, la rotura es inminente. Cuando se cultiva un espacio común de encuentro, la rotura no es frecuente. Puede haber crisis de crecimiento, amenazas, baches, pero todo ello una “pareja eficaz” lo convierte en “oportunidades” que le ayudan a avanzar y seguir creciendo.

Adaptado por Magdalena Cubel Alarcón
Psicóloga Clínica de Valencia.

Magdalena Cubel. Psicológa clínica colegiada C.V. 03949 · C/ Alfahuir nº 30 - pta. 2 · 46020 · Valencia Tfno. 657 93 44 20